<------------------------------------<----------------------------------------------<--------------------------------------    


CEDRILLAS

  SITUACION
  HISTORIA
  MONUMENTOS
  PARAJES
  CALLEJERO
  EL TIEMPO
  GUÍA TELÉFONOS
  NOTICIAS
 
  cedrillas.es
INSTITUCIONES
  AYUNTAMIENTO
  FUNDACION FERMIN ALEGRE
  GUARDIA CIVIL
  ASOCIACIONES
  PARROQUIA
  TALLER DE EMPLEO
  cedrillas.es
EMPRESAS
  HOSTELERIA
  TURISMO RURAL
  ALIMENTACION
  AGRICULTURA Y GANADERIA
  SERVICIOS DE LA CONSTRUCCION
  BANCOS Y CAJAS
  SERVICIOS

JUEGOS Y TRADICIONES

 

JUEGOS
LAS TABAS

     El juego de las tabas fue uno de los más populares y tradicionales entretenimiento de las niñas.

Las tabas se sacaban del hueso del juego de la rodilla de las patas traseras de los corderos.

A demás de las tabas este juego requería el empleo de una pita. La pita era una bola de cristal a veces irisada como las canicas, aunque no todas las niñas disponían de este tipo de pitas. Por lo general se utilizaban las bolas de cristal que cerraban las botellas de gaseosa. Y aún había otras pitas cuya fabricación resultaba más económica, pues consistía en una bolita de barro bien alisada y secada al sol.

Ni que decir tiene que estas últimas pitas se agrietaban y rompían con frecuencia cuando se golpeaban, claro que el material estaba al alcance de la mano. El hueso denominado taba se había de limpiar bien y a veces se pintaban de diferentes colores. Para este menester se elaboraba una tinta casera a base de unas pastillas coloreantes que se compraban en la tienda. Estas pastillas se disolvían en agua dentro de los frascos de inyecciones gastados y así se hacía la tinta de varios colores que tanto se utilizaba en los deberes escolares como para pintar mencionadas tabas, siendo lo más frecuente el aprovechar la ocasión cuando la madre teñía alguna prenda de vestir con una papeleta de tinte en polvo "Iberia" disuelta en un caldero de agua y puesta a hervir.

cada niña guardaba sus tabas y sus pitas en una bolsita.

A las tabas jugaban las niñas en la calle cuando hacía buen tiempo. Nunca fue un juego masculino y se llevaba a efecto sentadas en el suelo y con las piernas encogidas hacia el vientre para dejar espacio y permitir la movilidad  que requiere el juego.

Es un juego de destreza. Se jugaba con siete tabas y una pita. Cada uno de los lados de la taba recibía un nombre diferente: güito, correa, culo y chicha.

El juego consistía en lanzar al mismo tiempo la pita a lo alto y dejar caer las tabas, recogiendo la pita al vuelo antes de que cayese al suelo.

El paso siguiente era lanzar de nuevo la pita al tiempo que se intentaba mover las tabas (que debían ser siete) de forma que quedara visible el lado (güito, correa, culo o chicha) que se pretende, con rapidez suficiente para poder recoger la pita antes de que caiga a tierra. En una segunda tirada se recogían -de una en una o varias a la vez- las tabas que estaban de lado correspondiente, intentando alargar los dedos y volver aquellas tabas que no mostraban el lado correcto. Esta operación se repetía por cada uno de los cuatro mencionados lados de la taba. Si al efectuar cualquiera de los movimientos descritos, la pita cae al suelo se pierde la jugada y comenzaba a jugar otra niña.

El juego acaba cuando una de las niñas a conseguido realizar la primera todos los pasos del juego iniciados. Este entretenimiento requiere entrenamiento y destreza.

 

LA CALVA      La calva propiamente dicha, es una losa de piedra que forma un ángulo obtuso... y se coloca una a cada extremo del campo de juego.
De grueso debe de tener unos diez centímetros,un lado que ha de ir pegado al suelo , por medio de otros piedra o bolos, se hace plano, con el fin de que se tenga en posición vertical al ponerla.
el otro lado el ángulo agudo, queda al aire un poco echado para atrás.

Normalmente en este juego intervienen seis jugadores que forman dos grupos.
Para saber que grupo tiene que empezar a tirar primero, uno de los jugadores , valiéndose de una paja o cosa semejante, una más larga que la otra, se le da a escoger , si saca la mas larga empieza a tirar el primero.

Antes de empezar se miden los pasos, que normalmente son de 18 a 22 y que se encarga de medirlos el juez que se ha nombrado para tal fin ,y es el encargado de anunciar si el tanto ha sido bueno o malo.

Las piezas con las que se tira a la calva son piedras lo más circulares posíbles, para que en caso de hacer "boti-calva" no se desvíen de la trallectoria. Es posible que en otros sitios se llamen de otra manera.
tienen que pesar y cada jugador juzga con el peso que puede lanzar, de gruesos lo que abarcara la mano.

Empieza la jugada, el nombrado juez se encarga de poner fuera de peligro a los espectadores .
Se tira los dos grupos desde una parte, entrelazando jugadores, uno de un grupo seguido de otro del contrario hasta completar los seis. Para después lanzar de la calva opuesta, así hasta tres veces desde cada calva.

Partiendo desde la calva en la que el jugador se encuentra, da tres pasos en dirección a la calva opuesta y lanza el peñazo. Si da dierectamente en la calva se llama "CALVA", y si da tras un rebote en el suelo se denomina "BOTICALVA".

A la Calva se le da un punto y a la Boticalva medio.

Cada jugador va a por su piedra, si no se la quitan antes. Por eso se les ve correr de un lado para otro durante toda la partida.
También hay un apuntador con su correspondiente libreta y lapicero para ir apuntando los tantos que sean buenos.

Es posible que este juego solo se practique una vez al año, el día de Santa Quiteria, después de comer en las inmediaciones de La Santa.

 

TIRO DE SOGA Es una prueba de fuerza muy extendida por todo el territorio español. En Aragón se practica en numerosas fiestas locales de ciudades y pueblos, siendo tradicionales los desafíos entre solteras y solteros, casados y casadas en los descansos del baile.

Consiste en tirar de una gruesa soga en equipo, arrastrando al contrario. El pañuelo colocado en el centro de la soga tiene que sobrepasar las líneas de uno u otro equipo trazadas en paralelo a la línea de partida y que están marcadas en el suelo con yeso, por ejemplo.

Material. Una soga gruesa (si el posible de cáñamo), de 30 m. de longitud y de 3 a 5 cm. de diámetro, con un trapo atado en el centro de dicha soga.

El terreno de juego tiene que ser llano, sin obstáculos, marcando una calle de 2 m. de ancha con tres líneas perpendiculares, una central de partida y las otras a 2,50 m. de ésta.
Cada equipo constará de 8 tiradores, 1 reserva y 1 capitán o entrenador. (el nº puede variar siempre que en ambos equipos sea el mismo).
Colocación en la cuerda. Todos a un mismo lado, no alternándose; los más pequeños y menos pesados delante y los más altos y gruesos detrás. Es aconsejable el tirar todos a la vez –misión del capitán-, marcando un ritmo, y colocarse en una posición de 45º con respecto al suelo, medio tumbados- y así aprovechar el peso de cada jugador.
Se realizan dos tiradas, cambiando de campo, y en caso de empate se realizará otra sorteando el campo.
No debemos enrollar la mano en la soga para evitar lesiones de muñeca; no salir de la calle marcada en el suelo; no se debe soltar la cuerda y el último jugador no se tiene que atar a la cintura sino que la pasará por encima del hombro, cruzando la espalda, para volver a coger el extremo con la mano contraria a la del hombro, así dará cuerda al equipo, siendo éste el zaguero, la persona de mayor peso.
Recordamos que todos tiren a la vez, siguiendo las indicaciones del entrenador o capitán, y no a tirones bruscos ya que desestabilizamos al compañero anterior.
Se pueden formar equipos por categorías, por pesos. Peso pluma sería de 481 a 520 kg. y peso pesado de 681 a 720 kg.c
LANZAMIENTO BARRA ARAGONESA      Parece una herencia del lanzamiento clásico de jabalina.  Lanzando la barra aragonesa ..Hay una reglamentación especial cuando se usa barra (más de media arroba de peso), barrón, ó propaleta. Originariamente fué una pieza del arado. Se debe de arrojar, de modo que la punta delantera dé en el suelo (que no caiga plana, pues de ser así haría `esclato' y la jugada sería nula). Un mozo hace de juez, autorizando la jugada y dándole validez diciendo: `Tiro y vale la tirada' si el tiro ha sido bueno. Los fallos son: `coda' si pega con el extremo romo; `esclato', si cae plana o rueda por el suelo de piedra (ruido estridente); `barrazo', `tripazo y tripada' si cae en suelo blando; `desembarrau' o `esbarrau' si se sale del campo. El número de lanzamientos de cada contendiente podía determinarse o por tandas o por tiradas libres, comenzando el que ganase en tres tiros. Podía jugarse por parejas siendo el peso de la barra distinto, según las localidades, pero oscilando alrededor de los 6 Kgs. Los empates se decidían por un nuevo tiro El juego era de `pique', o reto, a la voz de `espolón a la barra'.
LA PELOTA A MANO      Se practicaba ya en el siglo XVII. Casi siempre se hacía en la pared de la iglesia, prohibiéndose el juego durante los oficios divinos. Se apostaban generalmente la merienda, sorteando el saque.

   Pero principalmente se jugaba en "el trinquete", donde los mozos hacía cola de espera para poder jugar.

 "Pinta la cara, el culo espera". Se jugaba mano a mano, ó por parejas. Las pelotas eran caseras, muchas veces hechas de las lanas de sus propios calcetines. Las manos sufrían por los impactos con la pelota por lo que muchas veces tenía que protegerlas con trozos de cuero.

LA RELONCHA El aro, también llamado “reloncha”. La carrera con aros está muy difundida por entre los niños y jóvenes. Es un juego de habilidad y de velocidad.

¿De dónde proceden los aros? De las asas de los cubos o pozales, aros de los toneles, llantas de bicicletas... llevándolos con un alambre grueso que cada jugador acomoda a su modo, según sea diestro o zurdo, haciéndolo rodar sin que se caiga.

Material. El aro es metálico, de 40 cm. de diámetro, forma plana, redonda y la guía es una varilla de 6 mm. de grosor por 60 cm. de largo, con un mango de madera en el extremo para sujetarlo con la mano. En la otra punta hay una muesca para hacer rodar el aro y sujetarlo al inicio.

Terreno de juego. Puede ser cualquier calle, era, patio, con o sin obstáculos, haciendo carreras entre 6 ó 10 personas.
También se presta para realizar pruebas de habilidad por los circuitos establecidos y recorrer una distancia cronometrando el tiempo.

 

TRADICIONES
LA VUELTA DE QUINTOS

típica caracola con la que los quintos hacen tronar las calles durante la vuelta de quintos

     

     Una costumbre, casi un ritual y señal que marcaba el paso de niño a hombre; costumbre que con la eliminación del servicio militar deja de tener sentido, y peligra desaparecer.

Era exclusiva de los varones, que antes de marchar a cumplir con el servicio militar se unían con "sus quintos", e iban de casa en casa y de masada en masada, sin dejarse ni una, pidiendo la voluntad (chorizos, pollos, huevos, vino, dinero,...) para poder afrontar con dignidad la penuria que les esperaba en El Servicio.

Esta vuelta dura varios días, incluso semanas, donde los mozos replegan las mayores borracheras de su vida, apuntándose a los matapuercos que hay esos días de finales y principios de año, así como también aprovechan para hacer pequeñas travesuras que en otras condiciones serían reprendidas.

Hoy en día, los donativos son lo de menos, es el pretexto perfecto para pasar unos días inolvidables con los amigos y como no QUINTOS. Los quintos tienen un "Cuartelillo", que suele ser una casa vieja o un corral de alguno de ellos, allí almacenan el material recaudado y pasan las noches de borraca.

 

CARRERA DE EL SALVADOR

 

    La competición más importante del año, que se celebra el día del patrón de nuestro pueblo, el 6 de Agosto.

Es una carrera pedreste libre, que comienza en el alto de Las Cruces, siguiendo cuesta abajo por El Ferial, siguiendo por la carretera, cruzando el punte sobre el río Mijares hasta llegar al las cuatro esquinas, donde comienza la penuria de lo corredores que tienen que subir la empinada Calle Mayor donde en lo alto les esperan las autoridades de la localidad y la bandera de España para besarla, que es la meta de la competición.

    Antaño el mozo ganador era admirado y muy valorado por el resto de mozos y mozas del pueblo, hoy en día, suelen ganar corredores foráneos con gran preparación, aunque seguimos teniendo grandes corredores.

 

EL MATAPUERCO     El tan conocido matacerdo ó matapuerco, se ha venido celebrando, año tras año, sin cambios substanciales, por lo que se puede afirmar que conserva un tipismo y arte ancestrales.

     Es encomiable, la riqueza en cuanto a usos y costumbre que encierra este quehacer. Siempre se ha realizado con un carácter familiar y festivo, y de todo ello nos pueden contar mucho nuestros abuelos, que ocupaban el centro de este peculiar encuentro. Y sin caer en añoranzas: ¡Aquellos matacerdos eran otra cosa!. Asimismo, su variedad gastronómica queda representada por la conocida frase "Del cerdo, todo vale". y no es menos cierta. La buena sabiduría de las gentes que han logrado dar utilidad a todas y cada una de las partes del cerdo, desde el lucido y tan conocido jamón, hasta la pequeña y no menos sabrosa morcilla.

     Concretizando en el tema, los platos típicos del día son: las migas y las gachas (que aparecen las recetas en la sección gastronómica de esta web), los trocicos de hígado, de tocino,...las albóndigas,... En los tiempos de hambruna, en ese día había licencia para "ponerse las botas", incluso los niños, nada más matar el cerdo, cogían su rabo, y mientras los mayores los "despiazaban", ellos se lo asaban en los rescoldos del las aligas que sirvieron para socarrarlo.

     Los utensilios utilizados son muchos y variados. La mayoría de ellos son muy antiguos, puesto que pasan de generación en generación. Esta preciada herencia es cuidada con gran esmero. El matachín, o matarife es la persona que se dedicaba a ir de casa en casa a matar los cerdos, estos solían cobrar en especie, alguna parte del preciado animal. En muchas casas era un miembro de la familia el encargado de tal menester. Volviendo a los utensilios, cabe destacar el gancho (herramienta con la que se aguanta el cerdo de la cabeza), los cuchillos, variados dependiendo el menester, la segur, las piedras de lavar, la capoladora, la máquina de embutir, la rasera,...  muchos y variados.

     Ahora no nos olvidamos de los ricos productos, una vez finalizado este artesano proceso. Por una parte están los embutidos, tales como el salchichón, las longanizas, los chorizos, morcillas de arroz, morcillas de cebolla, morcillas de pan, sobrasadas, bueñas,...

     Hoy en día se sigue con este ritual que en los meses de frío reúne las familias y vecinos.

LA RONDA      La ronda por las calles del pueblo era el mayor y más representativo acontecimiento musico-social. En ella participaban desde mozos hasta ancianos, haciendo paradas en las esquinas del pueblo, donde "se arrancaban" a cantar los cantadores, principalmente jotas con letras improvisadas aludiendo a temas de actualidad y chismorreos locales. En Cedrillas llegaron a existir dos rondas al mismo tiempo formadas a su vez por más de una veintena de músicos.

     En la actualidad una ronda formada por jóvenes de los pueblos de la zona, entre ellos de Cedrillas, intentan recuperar las letras y sobre todo, el sentimiento de aquellas rondas. www.astiquedaixo.com

 

 

 

EDUCACION

Y CULTURA

  COLEGIO PUBLICO
  BIBLIOTECA
  MUSEO
  cedrillas.es
SALUD
  CENTRO DE SALUD
  RESIDENCIA DE ANCIANOS
  FARMACIA
  cedrillas.es

OCIO Y

TRADICIONES

  LA FERIA
  FIESTAS
  MARCHA SENDERISTA
  FAUNA Y FLORA
  GASTRONOMIA
  TRADICIONES
  ALREDEDORES