<------------------------------------<----------------------------------------------<--------------------------------------    


CEDRILLAS

  SITUACION
  HISTORIA
  MONUMENTOS
  PARAJES
  CALLEJERO
  EL TIEMPO
  GUÍA TELÉFONOS
  NOTICIAS
 
  cedrillas.es
INSTITUCIONES
  AYUNTAMIENTO
  FUNDACION FERMIN ALEGRE
  GUARDIA CIVIL
  ASOCIACIONES
  PARROQUIA
  TALLER DE EMPLEO
  cedrillas.es
EMPRESAS
  HOSTELERIA
  TURISMO RURAL
  ALIMENTACION
  AGRICULTURA Y GANADERIA
  SERVICIOS DE LA CONSTRUCCION
  BANCOS Y CAJAS
  SERVICIOS

LA FERIA

VI FERIA DE PRIMAVERA 2011 (Resumen fotografico)

La FERIA 2010 (Programa de actos)

V FERIA DE PRIMAVERA 2010

La FERIA 2009 (Programa de actos)

IV FERIA DE PRIMAVERA 2009

La FERIA 2008 (Programa de actos)

III FERIA DE PRIMAVERA 2008 (Programa de actos)

La FERIA 2007 (Programa de actos)

II FERIA DE PRIMAVERA:   5 y 6 de Mayo del 2007

La FERIA 2006 (Programa de actos)

La FERIA 2005 (Programa de actos)

La FERIA 2004  (Programa de actos)

    El origen de la feria de Cedrillas, una de las más importantes del sector ganadero en España, viene motivada por la decisión de la mayoría de ganaderos de la provincia de Teruel que, año tras año, asistían con sus rebaños a la feria que se celebraba en la vecina localidad de Alcalá de la Selva.

El Ayuntamiento de Alcalá decidió gravar con un impuesto a cada res o animal que acudiese a su ferial. Esta medida sentó muy mal a los ganaderos que, en 1.891 y encabezados por Joaquín Julián Catalán de Ocón el "Señorito de Ródenas", deciden celebrar al año siguiente la feria en Cedrillas.

Joaquín Julián Catalán, el más prestigioso ganadero del momento y Presidente de la Junta Provincial de Ganaderos, sentenció su postura con la famosa frase: "En adelante, donde vayan mis hatajos allí estará la feria".

En el año 1.892, siendo alcalde de Cedrillas Luciano Redón, la localidad celebró su primera feria y se eligieron para ello los primeros días de octubre, a fin de que no coincidiese con las de otras localidades vecinas.

    La primera feria de Cedrillas fue un rotundo éxito, tanto de participación ganadera como de público. La primera piedra ya estaba colocada, sólo faltaba encontrar la forma de conservarla y mejorarla.

    En su segundo año de celebración (1.893), la feria tuvo todavía mayor éxito, doblándose el número de ganaderos y visitantes y aumentando considerablemente el número de las transacciones. Como anécdota, cabe citar que el Gobernador Civil del momento prohibió que durante la feria se jugara al "monte", juego de cartas popular en la época.

   Pero el Ayuntamiento de Alcalá de la Selva solicitó la no celebración de la feria de Cedrillas por considerarla contraria a sus intereses y así se llegó a 1.894 en que el Ministro de la Gobernación prohibió, por Orden Ministerial, la feria de Cedrillas. La Junta de Ganaderos y los Ayuntamientos de Cedrillas y otras localidades próximas reaccionaron y, por mediación del diputado Tomás M. Ariño, consiguen revocar la citada orden y que, en 1.894, celebre Cedrillas la tercera edición de la feria. Sobre ella, dice un periódico de la época: "Las ferias de Cedrillas han superado este año cuanto pudiera esperarse... hubo abundancia extraordinaria en ganado. Tal fue la aglomeración de personas que los pueblos de El Pobo y Monteagudo con las masías, estaban llenos por no poder pernoctar en el pueblo por falta de albergues".

   Durante los años 1.895 y 1.896 siguieron las protestas de Alcalá de la Selva y el Ministro de la Gobernación emitió otra Real Orden por la que se prohibía a Cedrillas celebrar su feria en las mismas fechas que lo hacía Alcalá. Los vecinos de Cedrillas y los ganaderos interesados encontraron una solución para celebrar la feria y no quebrantar la orden: acampar los ganados en terrenos particulares en lugar de hacerlo en terrenos comunales y, de esta forma, se celebró la feria con tanto éxito como en los años anteriores.

   Pese a la prohibición existente y a los detractores del momento, Cedrillas celebró con éxito una nueva edición de la feria en 1.897 y, por fin, en 1.898, se legalizó la situación (aunque fuera en fechas posteriores a la celebración de la edición correspondiente a ese año). Acerca del resultado de esta sentencia, dice Pompeyo García, en el capítulo ocho de su publicación "La feria de Cedrillas en su primer centenario": "Con esta sentencia Cedrillas consigue marcar un hito trascendental en su historia. Primero, fue voluntad de los ganaderos a cuya cabeza iba Joaquín Julián Catalán de Ocón. Le secunda en su implantación el alcalde Luciano Redón. Luego, una vez creada hay que defenderla y aquí entra en juego otro alcalde: Adolfo Dolz... Unidos como una piña con los Ayuntamientos que rigieron aquellos primeros años, los vecinos no regatearon esfuerzo en colaborar y trabajar en todo para que la Feria de Cedrillas fuese un éxito, sin dejarse intimidar por las veladas amenazas de un cierto sector exterior. Unos, bien desde dentro del municipio, bien desde fuera, `tocando´ todas sus amistades, desplazándose incluso a los pueblos vecinos para atraérselos a su causa; otros, habilitando cuadras, establos, parideras, pajares y `pajeras´ que dieran cobijo a personas y animales y, sobresaliendo en su hospitalidad, honradez y buen trato hacia los forasteros, con cuya ejemplar conducta, no sólo se atrajeron a los ganaderos sino a compradores, comerciantes y simples visitantes y turistas que también los había, haciéndola crecer año tras año, superando pronto a la de Alcalá que ya era desde tiempo muy antiguo la mejor de Aragón, hasta convertirla en la segunda de España solamente superada por la de Albacete".

  De 1.906 a 1.935 es cuando la feria alcanza su mayoría de edad en participación y prestigio, convirtiéndose en la segunda de España. Durante este período, fue transcurriendo su celebración con suma normalidad e incluso con armonía, sin graves conflictos, solo con los incidentes propios de cualquier concentración de gentes. Algunos acontecimientos acaecidos en la época sí que marcaron, en cambio, el desarrollo de la feria y, entre ellos, cabe citar:

     

  • La llegada del ferrocarril a Teruel en 1.904, con lo cual muchos feriantes pueden llegar en tren hasta la capital y, desde allí, andar tan sólo treinta kilómetros hasta Cedrillas.

     

  • La llegada, hacia 1.914, de la carretera hasta el mismo pueblo con lo que los asistentes empezaron a desplazarse en autobús.

     

  • En 1.918 no hubo feria a causa de una gripe maligna que provocó numerosos fallecimientos n toda la comarca.

 

  • En 1.928 nace la idea de dotar a Cedrillas de una segunda feria en el mes de mayo, pero la idea no prosperó. En la actualidad sigue celebrándose esta pequeña feria, aunque pasa desapercibida, incluso para los propios cedrillenses.

     

Después de 1.935 vino el obligado paréntesis de la guerra civil, reanudándose la feria en 1.939. En los primeros años, como es lógico, existía mucha demanda de ganado tras las pasadas penurias y poco dinero entre los compradores. Por el año 1.942 volvió a recuperar la feria su viejo prestigio y a darse cita en ella los grandes tratantes de toda España, aunque no es estuviera todavía a salvo de los rencores y escasez acaecidos.

Sobre el año cincuenta se produjo una recuperación definitiva que se mantuvo, en rango y categoría, hasta los años 60, bajando luego paulatinamente a medida que iban desapareciendo las bestias de arrastre y labranza e iban siendo sustituidas por la maquinaria de motor. De esta forma, la feria siguió subsistiendo, alimentada por su propio prestigio adaptándose a lo que demandan los tiempos actuales, hasta convertirse en feria y exposición, tanto de maquinaria agrícola como de ganados de carne. Además, el número de puestos de vendedores ambulantes (textil, juguetes, etc.) ha ido aumentando considerablemente con el paso de los años.

En 1.992, con el impulso del todavía alcalde Vicente Guillén, se inauguró un magnífico recinto ferial en el que se celebran los actos y exposiciones más representativas de la feria y donde, además, se reúne el pueblo a comer durante la celebración de las fiestas en honor a la Virgen del Pilar. Todavía se trabaja en acondicionar y mejorar sus alrededores.

En la actualidad, Cedrillas celebra, año tras año, en torno al primero de Octubre, su FERIA. Esta a cambiado de ubicación; por tradición se realizaba en el paraje de "El ferial", en la salida de Cedrillas hacia El Castellar. Hoy en día contamos con un gran recinto ferial, ubicado en la salida de Cedrillas hacia Monteagudo del Castillo; este cumple con las necesidades que un evento de esta categoría exige.

La Feria a pasado a denominarse Feria ganadera, agrícola e industrial. Hoy en día la mayor parte del ganado presente en la feria pertenece a las subastas regionales y nacionales que se dan anualmente en la feria, así como ganado de expositores, yeguadas, y en general animales de gran valor.

También es común presenciar demostraciones de doma, labranza, cetrería, perros de pastoreo,...

No solo el ganado centra la admiración de los visitantes, también maquinaría agrícola de todo tipo forma parte de la exposición.

Los productos alimentarios y ganaderos juegan un papel de gran relevancia en este evento, donde el viajero puede degustar e informarse en  los múltiples stans, que hay en el los recintos feriáles.

Ya por tradición, un enorme mercadillo de multitud de productos tales como, cascabeles, vestidos, garrotes, turrones,... se extiende por las calles de Cedrillas.

Los ciclos de conferencias dedicados o los diferentes sectores implicados en La Feria, acaparan gran interés en los profesionales del sector.

 

EDUCACION

Y CULTURA

  COLEGIO PUBLICO
  BIBLIOTECA
  MUSEO
  cedrillas.es
SALUD
  CENTRO DE SALUD
  RESIDENCIA DE ANCIANOS
  FARMACIA
  cedrillas.es

OCIO Y

TRADICIONES

  LA FERIA
  FIESTAS
  MARCHA SENDERISTA
  FAUNA Y FLORA
  GASTRONOMIA
  TRADICIONES
  ALREDEDORES